Generalmente, las inversiones que realizamos en elementos de nuestro hogar o construcciones, tales como la cancelería suelen durar mucho tiempo. A pesar de lo anterior, cualquier producto tiene un ciclo de vida útil. Lo que buscamos de una inversión importante es que tenga el máximo rendimiento. Muchas veces nos resistimos al cambio porque creemos que una inversión grande es permanente, como la cancelería. ¿Sabes si ha llegado el momento de cambiarla? Te daremos algunos consejos básicos para saber si debes hacerlo ya.

Algunas cuestiones básicas sobre la cancelería

Antes que nada tenemos que establecer cuáles son las características que una cancelería debe tener. En primer lugar está el aislamiento térmico y acústico. Una cancelería de calidad evita, en la medida de lo posible, el ruido. Por otra parte, las ventanas deben mantener una temperatura agradable, evitando el uso de climatización y generando un ahorro energético. Por último, tienes que considerar que tu ventana debe ser segura y no permitir el acceso a posibles intrusos.

La prueba de la llama

Esta pequeña prueba nos permite saber mucho sobre sus ventanas, su vida útil y su funcionalidad. Lo único que necesita es encender un mechero o encendedor frente al vidrio y observar el reflejo de las flamas.

Si su ventana muestra únicamente el reflejo de una llama, su ventana es poco aislante al ruido. Si presenta cuatro llamas a distancias similares, tiene un poco de aislamiento. Por el contrario, si se muestran cuatro llamas a distancias diferentes, el aislamiento es óptimo.
Esta prueba también funciona para medir el aislamiento térmico. Si usted sólo aprecia dos reflejos de flama, quiere decir que sus ventanas son poco aislantes. Si se llegan a mostrar de 4 a 6 reflejos, sus ventanas tiene un excelente nivel de aislamiento térmico.

¿Mi cancelería es suficientemente hermética?

El hermetismo de una ventana es la facilidad o la dificultad con la que un elemento externo puede pasar entre la unión entre hoja y perfil. Para medir esta característica debe colocar un trozo de papel entre la hoja y el perfil para después, cerrar la ventana. Ahora debe jalar el trozo de papel y observar lo que ocurre.

Si el papel se rompe fácilmente ¡felicidades!, sus ventas son herméticas. Si el papel atraviesa con dificultades, sus ventanas funcionan bien pero pueden mejorarse. Por último, si el papel se desliza con facilidad las ventanas deben reajustarse o posiblemente ha llegado el momento de una nueva inversión.

Tu hogar es un espacio íntimo que debe garantizar el confort de tu familia. Considera cambiar la cancelería por una de PVC y disfruta de todos sus beneficios. Los consejos que te hemos presentado deben ayudarte con la realización de esta tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*