La envolvente del edificio y las ventanas de PVC como pieza clave

La envolvente del edificio y las ventanas de PVC como pieza clave

La envolvente del edificio y las ventanas de PVC como pieza clave 1814 928 Windlock

A la gran mayoría nos ha pasado que estamos en algún espacio y de repente sentimos el famoso “chiflón” (movimiento de aire frío y tenue, pero molesto, en el interior de un recinto o habitación). Este fenómeno sucede debido a que la envolvente del edificio no es del todo funcional.
Cuando hablamos de la envolvente de un edificio, construcción o vivienda nos referimos a la superficie o membrana que separa el interior del edificio del exterior, filtrando las condiciones climáticas de ese exterior. Por obvias razones las condiciones del interior siempre deben ser compatibles con la comodidad y bienestar de las personas.
La envolvente es al edificio lo que la piel es al cuerpo humano, es decir, ambos actúan como una capa protectora del exterior. Esta capa protege del frío, del calor, del viento, la lluvia, la humedad y del Sol, entre otros, es por ello que una envolvente adecuada se vuelve tan importante. Ahora bien, es importante hacer notar que las ventanas forman parte de esta envolvente y que la mayoría de las veces, es la parte más débil de esta. Hablemos entonces de las ventanas de PVC y su rol como parte de la envolvente.

La importancia de las ventanas de PVC, para una buena envolvente:

  • Una instalación adecuada: los espacios entre la ventana y la obra deben estar perfectamente sellados para  así evitar la entrada del aire o del agua.
  • Hermeticidad: las ventanas de PVC cuentan con herrajes perimetrales, lo que garantizan un cierre hermético. Esto nos permite evitar la entrada de aire desde el exterior. De nada nos serviría tener una ventana aislante si el aire, temperatura y humedad se nos cuela entre la hoja y el marco.
  • Los perfiles: como cualquier metal, el aluminio es un excelente transmisor de temperatura, por lo que en invierno dejará pasar el frío y en verano el calor. En contraparte, el PVC, al ser un plástico, no permitirá el paso de temperaturas indeseadas.
  • El acristalamiento: los vidrios dobles disminuyen la transferencia de calor por conducción. Además, en climas fríos se utilizan vidrios de baja emisividad que evitan la salida de la radiación emitida por las personas y calefactores al interior; en climas cálidos se utilizan vidrios de control solar que reducen la entrada de la radiación solar y permiten la entrada de luz natural.

Es interesante ver como algo tan básico como las ventanas se torna un elemento de alta relevancia cuando de comodidad para el usuario se habla. Por ello, es muy importante que para tus proyectos de renovación o construcción, tomes en cuenta los beneficios de una ventana de PVC. No olvides tomar en cuenta todos estos elementos para mejorar el buen funcionamiento de la envolvente en un edificio.

Contacta con un asesor Windlock y mejora la plusvalía de tus proyectos.

Dejar una Respuesta

Back to top