Cuando hablamos de una passivhaus, hablamos de una edificación eficiente. Su objetivo es reducir al máximo la demanda energética del edificio mediante estrategias de diseño inteligente. Una passivhaus que cumple con todos los estándares, reduce hasta en un 90% el consumo de energía en comparación con una casa normal. 

Principios básicos de la passivhaus

1. Buen aislamiento térmico

Se dice que una casa mal aislada va a consumir hasta un 30% más de energía que una casa que tiene un correcto aislamiento. Un buen aislamiento reduce pérdidas de calor en invierno y reduce las ganancias en verano.

2. Ventanas y puertas de calidad

Otro de los puntos críticos de perdida de calor del hogar es producto de la mala calidad de puertas y ventanas. Existen soluciones en el mercado con fabricantes expertos y certificados que ofrecen ventanas y puertas aislantes de la más alta calidad en términos de producto, fabricación, diseño e instalación.

3. Omisión de puentes térmicos

Se llama puentes térmicos a los lugares de la casa por donde se transmite más fácilmente el calor o frío hacia otras habitaciones. Para alcanzar el objetivo de un edificio térmicamente eficiente es importante evitar estos puentes térmicos. De esa manera se reduce al máximo las pérdidas de calor.

4. Ventilación mecánica con recuperación de calor

Una gran ventaja de la passivhaus es la calidad del aire de su interior,  lo que da como resultado un ambiente limpio y saludable para los habitantes. El  sistema de ventilación mecánica permite que el aire se esté renovando continuamente al interior de la passivhaus, procurando el confort térmico de la vivienda.

5. Estanqueidad al aire

La estanqueidad del aire se logra sellando todas las uniones entre los diferentes materiales de la casa. De este modo, no deberían existir infiltraciones de aire no deseadas. Para lograrlo, se deben cuidar a detalle la ejecución de las juntas durante la construcción. 

 

Además de los principios anteriores, una passivhaus permite crear un diseño bioclimático, el cual busca lograr el máximo confort en una casa, con un reducido gasto energético. Para lograrlo se utilizan las fuentes de energía naturales y las condiciones climáticas locales. Se toma en cuenta factores como la orientación de la casa, la luz natural, la trayectoria solar o los vientos predominantes.

El fin principal de una passivhaus es ofrecer un espacio saludable para los habitantes. Si bien es muy importante la reducción al impacto al medio ambiente y el ahorro económico en términos de gastos energéticos, también es muy importante el cuidado que un hogar así ofrece a sus habitantes. Una passivhaus es sinónimo de una casa sana, con una temperatura controlada y confortable y con aire limpio las 24 horas.

Ahora que conoces el valor de una casa de este tipo, te invitamos a que conozcas más sobre los beneficios. Recuerda que podemos asesorarte, ya que contamos con un equipo especialista, capacitado y certificado que puede ayudarte si es que buscas tener una passivhaus.

 

Contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*